El ciclo de vida de las abejas

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on email

Las abejas son uno de los insectos más fascinantes del planeta y gracias a las cuales podemos disfrutar de uno de los manjares más ricos: la miel.

El ciclo de vida de las abejas oscila entre 16 y 23 días dependiendo del tipo de abeja. Las abejas melíferas son una especie que viven de forma organizada, denominado colonia manteniendo una jerarquía establecida. En el escalafón superior encontramos la abeja reina; a continuación los zánganos (abejas macho) y el resto obreras.

Las abejas reinas viven aproximadamente unos 3 años mientras que las obreras viven un máximo de 2 meses.

La abeja reina suele poner los huevos en primavera a partir de la información que recibe de los agentes externos (temperatura, flujo de néctar, horas de luz…). La reina es la única fértil de la colmena y es fertilizada por los zánganos en pleno vuelo. El resto de abejas saldrán de los huevos que esta haya depositado en los panales de cera que las obreras han construido con celdas hexagonales.

Al tercer día los huevos se transforman en pequeñas larvas que son alimentadas por las abejas nodrizas, es decir las obreras jóvenes. Pasado una semana las larvas son selladas por las obreras, produciéndose el estadio de pupa y a la siguiente semana surge la abeja adulta.

Una diferencia entre la reina y las obreras es su alimentación ya que la abeja reina no es alimentada con polen como las larvas de las obreras sino con jalea real. Esta diferencia en la alimentación determina que se desarrolle la abeja como reina y no como obrera. Las abejas reinas viven aproximadamente unos 3 años mientras que las obreras viven un máximo de 2 meses.

El funcionamiento de la colmena es organizado por las feromonas que expulsa la reina para modificar el comportamiento de las obreras. Aunque las abejas obreras también producen feromonas para comunicarse entre ellas.